PETS MAD

En ningún momento he dudado que las mujeres son tontas. Al fin y al cabo, el Todopoderoso las creó a imagen y semejanza de los hombres. -George Eliot

ENSEÑA IR AL BAÑO A TU CACHORRO

Una de las primeras cosas que hay que hacer ante la llegada de un cachorro, es habituarle a hacer sus necesidades fuera de casa. Es una simple cuestión de costumbre. Por esto, desde la llegada a nuestro hogar le debemos enseñar poco a poco y con mucha paciencia. Los pasos para el adiestramiento de nuestro perrito serían:

  1. Designar un lugar concreto: Debemos escoger un lugar concreto para que haga sus necesidades fuera de su cesta cuando aún no podamos sacarlo a pasear. Lo más importante es que el lugar elegido para eliminar siempre sea el mismo. Podemos utilizar papel periódico o unos pañales específicos (training pads) indicados para esto que suplen al periódico y que podrás encontrar en cualquier tienda habitual, tapete de pasto sintético o simplemente unas 2 jergas. Debes limpiar con desinfectante diariamente para evitar contaminación en tu hogar.
  2. Lugar accesible para sus necesidades: Que el sitio elegido para sus necesidades esté cerca de su rincón habitual donde pasa largos periodos es muy importante. Así, tendrá la libertad de ir cuando quiera. Es imprescindible que el lugar donde el cachorro va a transcurrir sus ratos más largos sea cómodo, tenga agua a su disposición y sus juguetes. Debe sentirse agusto.
  3. Llevar a tu perrito a el baño en el momento preciso: Cuando nuestros animalitos son pequeños suelen orinar y defecar en situaciones específicas como en momentos de nerviosísimo y alteración o después de las comidas. Por eso, debemos estar atentos para llevar a nuestro cachorro cuando creamos que quiere ir al baño. Hay que arrastrarlo suavemente hacia el lugar elegido. Si el momento pasa y lo hace en un lugar inadecuado, hemos perdido una oportunidad de aprendizaje para nuestro amigo.
  4. Premiar a tu cachorro: Habituar a tu cachorro a defecar y orinar en el mismo sitio es una tarea complicada cuando son pequeños porque aprenden muy lentamente. Por eso, debemos llevar a cabo una terapia afirmativa recompensándole cuando lo haga en el sitio adecuado. Le daremos algún tipo de premio y le haremos sentir con nuestra voz en tonos dulces y amigables que estamos contentos por su actuación. Cuando lo haga mal, le diremos ¡No!, y lo llevaremos al sitio de eliminación, pero nunca lo castigues.
  5. Primeros días en la calle: Cuando vuestro cachorro sea capaz de salir a la calle para hacer sus necesidades, sólo hay que cambiar el momento del premio. Dejaremos de premiarle cuando lo haga en el lugar de eliminación, para hacerlo cuando lo haga en el parque. Recordar que el cambio es progresivo y debemos retirar los periódicos cuando se haya habituado. Sin embargo, debes dejarle el lugar destinado si no sale más de 2 veces a la calle.
  6. Recompensas en el parque: Cuando nuestro perrito haga sus necesidades en el parque, no sólo le daremos un premio, sino que, además, le daremos un paseo. Así, asociará que orinar y defecar en la calle es algo divertido que conlleva un largo paseo y premios.
  7. Mantener una rutina: Sacar a nuestro cachorro a la calle a la misma hora con una rutina específica, le da la seguridad y el hábito. Tener en cuenta que, hasta los 4 meses de edad, el perro no tendrá un total control voluntario sobre su orina y defecación.

Veras que con paciencia y una rutina establecida, tu cachorro tardará poco en acostumbrarse a la calle. Así, evitaremos suciedad y focos de contaminación en nuestro hogar y todos saldremos ganando. Nuestros perros aprenderán a ser respetuosos y obedientes, y mantendrán su espacio limpio y sin riesgos de infección.