HOME BAR

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso, ¡qué soledad errante hasta tu compañía! -Pablo Neruda

BULLYING SEXUAL

Ahora que está tan en boga el tema del bullying en las escuelas, que padres de familia y autoridades han comenzado a preocuparse por ello, me doy cuenta que en el terreno de la sexualidad también se lleva a cabo de manera muy específica.

Para empezar, se considera bullying a las actitudes o acciones de agresión física, verbal o emocional que se dan entre pares, que lastiman de manera muy profunda la autoestima y dignidad de la persona agredida. En este fenómeno siempre hay uno o varios bulleadores y un bulleado, muchas veces quien recibe estas agresiones no encuentra formas para defenderse ni revela lo que le está pasando por vergüenza o por miedo a que sus agresores eleven la magnitud de sus ofensas, a manera de venganza.

Generalmente el bulleador tiene el poder sobre su víctima porque logra convencerlo de que es poco valioso y que merece de alguna forma ese castigo, es común ver que el bulleado quiera quedar bien o agradar a su agresor para ser aceptado y querido por éste. Sin embargo, estas actitudes de sumisión lo que hacen, por lo regular es elevar la sensación de poder del victimario.

En el terreno sexual el bullying se establece de varias formas entre los niños y adolescentes, y una de las más clásicas es la de denigrar todas aquellas actitudes que parezcan femeninas, sobre todo cuando se trata de un varón; frases como ?pareces niña?, ?vieja el último?, ?los hombres no chillan? son reflejo del machismo y la misoginia en que hemos vivid, que aún no hemos superado como sociedad. Y qué decir de aquellos niños o niñas que de manera muy evidente presentan actitudes no concordantes con su género según los estereotipos, por lo que se les tilda de maricones, putitos, marimachas y una interminable serie de epítetos que les ofenden y lastiman profundamente. Muchas veces son los propios padres los que propician estas agresiones e incluso les amenazan con castigarles si ven que sus hijos se juntan con esos ?bichos raros?.

Otra forma de bullying sexual, muy común en la adolescencia, es aquella en la que se presiona a los chicos y a las chicas a sostener relaciones sexuales para pertenecer al grupo y de no llevarlo a cabo será muy difícil que se les acepte y peor aun, serán rechazados y agredidos constantemente.

Por el otro lado también está el bullying que sufren aquellas chicas cuya reputación se pone en duda cuando alguien decide revelar o difundir información, fotografías o videos en los que ella se muestra con poca ropa, totalmente desnuda o en situaciones íntimas que la dejan totalmente vulnerable y desprotegida frente al grupo.

El Internet y las redes sociales son increíbles armas que pueden hacer un fenómeno de bullying sexual cibernético, en que la mayoría de las veces no hay manera de salir bien librados.

La sexualidad toca las áreas más íntimas de nuestro desarrollo como seres humanos y sufrir bullying de este tipo quebranta profundamente la dignidad e integridad erótico-afectiva de quienes lo sufren.