HEALTHY LIVE

Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas. —Oscar Wilde

Dieta Durante el Embarazo

Por Nutriólogo Enrique Prieto

Como nutriólogo he visto muchos casos de pacientes que por recomendaciones de familiares o amigos hacen un caos en su dieta durante el embarazo, en México es muy común repetir opiniones sobre temas de salud o prescribir dietas sin tener los conocimientos necesarios para hacerlo, el embarazo es un periodo crucial para el correcto desarrollo del feto y la salud de la madre por lo que hay que cuidar que la dieta sea correcta, por esta razón les quiero compartir algunas anécdotas sobre mitos de la dieta y el embarazo. 

Un día llegó una paciente al consultorio y me comentó que estaba embarazada de dos semanas y quería mantener su peso durante el embarazo, la paciente tenía un ligero sobrepeso únicamente, esto me sorprendió mucho ya que en esta etapa no solo sube la grasa corporal, también la madre aumenta de peso por los cambios fisiológicos que se generan y el peso del bebé. La placenta pesa alrededor de 600g, los líquidos corporales aumentan 900g, el útero 800g, los senos aproximadamente 400g, el volumen sanguíneo 1800g el líquido intersticial 1200g, los depósitos de grasa 1600g y a esto debemos de sumar 3000g del feto, es casi imposible mantener el peso durante el embarazo sin afectar el estado de nutrición de la madre y el peso al nacer del bebé, el primer trimestre es difícil porque algunas madre presentan vómito, náuseas y les da asco probar y oler algunos alimentos, es por esto que pueden llegar a perder un poco peso en esta etapa y los profesionales de salud no nos alarmamos de esto, aunque lo ideal es aumentar entre 900g y 2300g dependiendo del peso con el que la paciente comenzó el embarazo, para posteriormente incrementar entre 400 y 500gramos por semana durante el segundo y tercer trimestre y así al final del embarazo lograr una ganancia total de 11 a 16kg por otro lado si la madre inicia el embarazo con un bajo peso se recomienda aumentar entre 12.5 y 18Kg y si comienza con sobrepeso u obesidad se recomienda aumentar menos de los 11kg aunque en la práctica es difícil. 

Es común que las pacientes comenten que han hecho dietas durante el embarazo, a veces sacadas de revistas o internet. 

El mejor momento para hacer una dieta restrictiva es antes del embarazo, y hay que preparar a la madre con suficiente ácido fólico y hierro, durante el embarazo es momento de dar los nutrimentos suficientes para mantener la salud de la madre y el feto.

Las dietas especiales y estrictas durante el embarazo no son recomendadas a menos de que la paciente lo amerite, en lugar de eso pueden seguir algunas recomendaciones y si deciden acudir a un nutriólogo seguir un plan nutricional que normalmente es flexible y tiene muchas opciones, lo más importante es no comer algunos alimentos que aumentan el riesgo de enfermedades gastrointestinales, intoxicaciones alimenticias o que pueden estar contaminados por metales pesados o químicos, por ejemplo las carnes crudas, los mariscos, embutidos, cafeína en exceso, algunos edulcorantes como la sacarina y ciclamato y los alimentos mal cocidos o que no fueron preparados con buenas prácticas de higiene.

Tener una dieta variada, rica en ácido fólico, calcio y hierro en donde durante el primer trimestre se incluya una buena cantidad de verduras de hoja verde como la acelga, espinaca, lechuga entre otros también espárragos, brócoli, frutos cítricos, cereales integrales, frutos secos, leguminosas y productos de origen animal, es recomendable guiarse por el plato del buen comer para ver la distribución de esta y cuidar los síntomas, por ejemplo si hay náusea comer alimentos fríos, dividir la dieta en quintos y tomar suficientes líquidos, o evitar irritantes en caso de gastritis y reflujo.

Durante el segundo trimestre hay que cuidar mucho el aporte de calcio, debe ser suficiente y puede provenir de lácteos y otras fuentes de calcio como la espinaca tortilla, charales, leguminosas, naranjas, amaranto entre otros. 

Durante el tercer trimestre es importante mantener una dieta correcta, variada, que incluya alimentos frescos de todos los grupos en colores variados.

Otro mito común es cuando la abuela recomienda que coma por dos, y da rienda suelta a los antojos, durante el primer trimestre prácticamente no aumentan los requerimientos de energía mientras durante el segundo y tercer trimestre incrementan un 20 y 30% respectivamente (entre 150 y 300Kcal) por lo que el sobrealimentarse puede generar un incremento exagerado de peso durante el embarazo. Aumenta en gran medida el requerimiento de proteínas, vitaminas y minerales por lo que la dieta debe ser rica en vegetales, granos enteros y debe de contener una cantidad suficiente de proteínas de origen animal. Los antojos hay que diferenciarlos, muchas veces la ansiedad hace que la madre busque demasiados azúcares y harinas refinadas lo que no es recomendable durante el embarazo, ya que son calorías vacías que no aportan más que energía, sin embargo, si se le antojan cosas como gises, tierra, etc. Puede existir alguna deficiencia y hay que compensarla con la dieta y los suplementos prescritos por el médico.

El embarazo es la prueba máxima a nuestro metabolismo, se genera una gran cantidad de sustancias que permiten que el bebé se desarrolle correctamente, pero a la ponen a prueba el metabolismo de la madre y pueden presentarse complicaciones que requieren de un manejo especial, cada caso es diferente, es por ello que la recomendación más confiable es de un profesional de la salud.