CREATIVE MIND

Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños. –Khalil Gibran.

Controlando un Síndrome

                                                                                                                                                                                                       Por Gina Benitez E.                            

Platicarles sobre esto, muchos podemos estar o no de acuerdo y el tema no es tan simple, pero como todo en la vida hay solución, y para mi es algo simple que puedo explicarles en cuestión con el aspenger, y aparte también invitamos a especialistas en el tema como una asociación que es Inclúyeme, quienes nos podrán explicar mejor sobre el autismo. Nuevamente quise abordar estos temas por dos razones, una es por ser el mes del niño y la segunda porque no solamente se desarrollan estos padecimientos en infantes, sino también en adultos, en esta ocasión estos temas serán enfocados hacia adultos.

Cuando hablamos de que alguien tiene un síndrome por default nos espantamos o creemos que es una enfermedad incurable, hay síndromes muy graves y otros muy agudos, el padecimiento lo vamos desarrollando los adultos sin darnos cuenta o sin aceptarlo, algunos adultos no siempre tenemos la razón, aunque tengamos más experiencia o seamos más maduros, también somos más necios y nos cuesta mucho trabajo aceptar las enfermedades que se vuelven patológicas (que se van desarrollando en la medicina) y que se van presentando en nuestro sistema o cuerpo conforme avanza la edad (que es, cuando nos hacemos más viejos), que no pensamos ni por un momento tener enfermedades que en la vida nos han diagnosticado, es horrible créanme, pero en efecto, la vida cobra factura, el no cuidarnos y amarnos, no les voy a decir que no necesitamos ayuda, si la necesitamos y debemos buscar un experto pero todo está en nosotros mismos sobre cualquier tipo de enfermedad, en que tanto nos valoramos, como por ejemplo: el aspenger: podemos pedir ayuda a profesionales, pero tomate el tiempo para ti, si sabes que tienes una discapacidad intelectual debes impulsarte primero a ti mismo y que no es lo mismo en un niño que en un adulto, definitivamente; en el caso del aspenger: es lo contrario, sueles ser intelectual y te conviertes en tu propio enemigo, obsesionante con superarte a ti mismo, tómalo como una opinión, como en todo en la vida, el primer paso para cualquier enfermedad o padecimiento psicológico, como en las adicciones, debes aceptar lo que tienes para que salgas adelante, eso sí, nadie se recuperara por ti, tú mismo debes sacar lo mejor de ti y para ti.

Como siempre, no es fácil decirle al mundo tus debilidades y cualidades, pero de menos dítelo a ti mismo.

Sé feliz en este día y el resto de tu vida, solo hay una, y Dios te la dio para disfrutarla, trata de no excederte si quieres tener una vejez plena y libre de enfermedades.

El disfrutar en este y todos los meses de tu vida al niño interior que llevas dentro, es el mejor juego de la vida que puedas experimentar.