HEALTHY LIVE

Aquel que no espera vencer, ya está vencido. -Benito Juárez

Danza Aérea "Volar Bailando" PARTE 1

Por One Wan

A 8 metros de altura me sostienen la presión que ejerce un pie sobre el otro y en medio dos tiras de tela Magaly de las que depende mi vida, la fuerza de mis brazos y la técnica aprendida que fue depurándose con el tiempo y entre más pasaba más alto volaba. Luego hago un enredo de cabeza atorando mis piernas y le doy vueltas a mi cintura, no sé si es el síndrome de Peter Pan o síndrome ancestral de volador de Papantla, pero la adrenalina que despierta en mi soltar mis manos y girar como yoyo humano hasta caer un metro antes del suelo me vuelve adicto como cuando era niño y corría a la tienda por un chocolate Carlos V.

La Danza Aérea es un arte, un deporte y para muchos aerelistas, una pasión que, aunque realmente es joven en México, existen ya varios lugares de entrenamiento. Los aparatos que utilizamos para volar pueden ser varios, pero básicamente partimos de la tela, para luego probar el dolor del trapecio y del aro, la cuerda, el cubo y otros aparatos como las cadenas comienzan a ser para los más entrenados. Quemaduras, moretones, cortadas, raspones y callos son pequeñeces con las que tienes que aprender a lidiar, pues son parte del precio de volar.

El aerelista trabaja principalmente en espectáculos, en donde literalmente arriesgamos la vida, después de horas y horas de entrenamiento, dieta rigurosa, preparación de vestuario y maquillaje, muchas heridas, pago de clases y otros gastos, salimos entusiastas al escenario, a dejarlo todo, con el riesgo de dar el último suspiro, pero lo hacemos por convicción, la pasión y las ganas de que el público vaya a casa con una historia que le dure al menos para llegar a contarla o con una sonrisa en el rostro que alimente su felicidad o porque no, que se imagine volando como nosotros.

Estén al pendiente porque para el siguiente articulo les daremos opciones y como empezar con esta actividad, disfrútalo...