HEALTHY LIVE

Envejecer es todavía el único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo. - Sainte Beuve

Pilates Maternal

Si practicas constantemente el Método Pilates, podrás empezar las clases Prenatales desde el principio de tu embarazo; si nunca lo has practicado te recomiendo que comiences a partir del tercer mes de gestación.

Los beneficios de la práctica del Pilates durante el embarazo son:

  • Ayuda a mantener una buena postura durante y después del embarazo.
  • Estimula el trabajo cardiovascular.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Mejora la estabilidad lumbo pélvica.
  • Fortalecimiento del suelo pélvico.
  • Previene disfunciones uro ginecológicas.
  • Preparas físicamente el cuerpo para el parto y postparto.
  • Prepara la parte superior de tu cuerpo para las demandas del bebé, lactancia, brazos, etc?
  • Fortalece el abdomen para prevenir la diastasis.
  • Aumenta la capacidad respiratoria.

La práctica del Pilates Prenatal está contraindicada en caso de hipertensión o enfermedad cardíaca, rotura prematura de membranas, incompetencia del cuello uterino o abortos habituales, placenta previa, diabetes materna, enfermedad pulmonar, en los casos de hipo o hipertiroidismo, hipertermia, anemias, fatiga extrema, contracciones uterinas u obesidad excesiva?

Beneficios de la práctica del Pilates Postparto:

  • Se fortalece el vínculo mamá-bebé.
  • Rápida recuperación del posparto.
  • Fortalece la zona abdominal.
  • Elimina o disminuye los dolores de espalda producidos por el periodo de lactancia.
  • Fortalece el suelo pélvico y reduce de los síntomas de incontinencia.
  • Mejoría de la circulación y estreñimiento.
  • Mejora la autoestima

La Práctica de Pilates Postnatal está contraindicada si existe una diastasis de rectos mayor a dos dedos de anchura. Consulta a tu medico previo a cualquier actividad física que decidas tomar durante tu embarazo.

ALIMENTACIÓN DURANTE EL EMBARAZO

No soy un experto en embarazos pero si como deben alimentase, por algo soy papá de dos bellos muñecos.

Todo radica, simplemente, en buscar ingredientes lo más sanos posible y lograr que a lo largo del día haya variedad. Tal y como se muestra en las típicas pirámides de alimentos, hacer que los alimentos más consumidos sean los cereales integrales, que son los que aportan más hidratos (pan, arroz, pasta, todo integral), y la verdura, la fruta y las legumbres (fruta y verdura fresca, hortalizas, también frutos secos, etc.).

Consumir también, en menor proporción, pescado, carne, lácteos y aceites vegetales, siendo de preferencia la cocción hervida, al vapor y a la plancha.

Comer muy pocos alimentos que lleven azúcar, evitar los que sean de cereales refinados (pan blanco, arroz blanco, pasta blanca), las carnes rojas y las procesadas, como embutidos o filetes congelados donde puede suceder que la mitad ni siquiera sea carne.

Finalmente, evitar todo lo que sabemos que aporta muchas calorías pero pocos nutrientes: Aperitivos salados, batidos, bebidas con gas, bollería, bombones, caramelos, dulces, golosinas, granizados, helados, mantecados, mayonesas, pastelería, postres dulces, quesos altos en grasa, refrescos, repostería, salsas, sorbetes, turrones, zumos.

Solo con seguir estos consejos, embarazada o no, estarás siguiendo una dieta saludable, el peso estará mejor controlado y tanto tu cuerpo como el de tu bebé recibirá los mejores nutrientes. Si a esto le añades un poco de ejercicio cada día la probabilidad de que el embarazo y el parto vayan mejor son mayores.

Consulta a tu nutriólogo y ginecólogo al mismo tiempo. Feliz embarazo y sobre todo?

¡Feliz mes de mayo a todas las madres bellas!

@ZudaCaliente