CREATIVE MIND

La sencillez y naturalidad son el supremo y último fin de la cultura. -Friedrich Nietzsche

CELOS REALES E IMAGINARIOS

Me piden que escriba algo sobre los celos y sólo puedo pensar en aquello de: "Sólo hay dos tipos de celos, los reales y los imaginarios?.

A decir verdad, si son imaginarios, sólo nos hacen daño y son estériles porque carecen de veracidad. Y si son reales la teoría nos dice que con cortar al individuo en cuestión se arregla el problema. Visto así no es gran ciencia. Ser celado, a muchas personas les resulta agradable pues se supone que es un síntoma inequívoco de que se es amado ?tengo mis dudas al respecto?. De alguna manera, es una falta de respeto pues se nos está cuestionando constantemente, sin razón alguna; se duda de nuestra honorabilidad y nos vemos obligados a mandar pruebas constantes para que vea el susodicho que sí estamos con quien decimos estar. Por desgracia mientras más permites que te controlen, el celoso enfermizo requiere más y más testimonios de tu fidelidad a toda prueba, aunque siempre seguirá dudando. Finalmente los celos son como un monstruo que va creciendo ante cualquier INDICIO que "Otelo" crea ver en su florida imaginación. Sí señores, ser celada de esa manera es un infierno.

Mentiría si no confieso haber estado dos o tres, o más veces, del otro lado. Así es. Creo que es un sentimiento demoledor, no te permite dormir ni pensar en otra cosa. Lo difícil es ser capaz de cortar de tajo esas relaciones en las que detectamos que nos están poniendo los cuernos y tenemos la esperanza de que todo sea producto de nuestra mente calenturienta.

Hay personas que sacan lo peor que hay en nosotros. Recuerdo a un susodicho, que cada vez que recibía un mensaje volteaba su celular de una manera obvia y terminé checándoselo; por supuesto me encontré con numerosas fotos de mujeres, varias en sus brazos (porque claro, si no hay pruebas, no hay manera de que el "méndigo en cuestión" pueda presumir con los amigos que es un tigre y un conquistador). Sobra decir que tiré por la ventana el celular; en ese momento deseaba haberlo tirado a él. Sobra decir que esa relación terminó abruptamente. Pero me quedó esa sensación de culpa por haber husmeado en su teléfono. Debo contarles que no es mi costumbre revisar los celulares ajenos, pero sí, hay gente que te hace sospechar y perder la serenidad. En conclusión, creo que los celos son una pesadilla, se esté de un lado o del otro. Por desgracia, no hay más que meterse a terapia, si tú eres el celoso, o mandar al vigilante que te cela sin razón? Ahora que si los celos están basados en la realidad, no queda más que salir corriendo.