LIFESTYLE

El que deja una imagen suya en sus hijos sólo muere a medias. - Carlo Goldoni

¿QUÉ HAY DE LA MENOPAUSIA?

Por Edith Cervantes
Bióloga de la Reprod. Asistida
Inmater 55.40.22.18 www.inmater.com

Que tal amigos, nuevamente estamos con la Dra. Edith, quien nos hablará un tema súper importante para todas las mujeres. Así es para todas sin importar la edad, ya que tarde o temprano llegara la menopausia a sus vidas.

Por definición es la última regla que tienen en la vida todas las mujeres, a un año de no presentarse un sangrado menstrual una paciente puede decir que ya presenta su menopausia.

La menopausia como popularmente la conocemos se acompaña de muchos cambios antes de que efectivamente deje la mujer de tener menstruación o no se presente más el sangrado, en la etapa o en los meses próximos a ese cese de la regla y tiempo después de haber dejado de reglar, en conjunto a todo ello se le llama ?síndrome climatérico?; hay una etapa ?périmenopusica? en el tiempo de alrededor del dejar de reglar, otra que es pre menopáusica: cambios hormonales mucho antes del cese de la regla y post menopaúsica: complicaciones de esa falla hormonal a largo tiempo. ¡Uy son un montón de cosas de las que hablar, verdad!

Vamos por partes entonces; ¿cómo pueden identificar síntomas que ya se acercan de esa falla hormonal?, ¿qué pasa en su cuerpo? ?En el cuerpo lo que pasa es que los ovarios pierden la capacidad de producir hormonas típicamente femeninas (estrógenos y progesterona), y esos estrógenos tienen además de la estricta función reproductiva muchísimas otras funciones en el cuerpo que son las causantes de los síntomas, vamos por partes. Desde la cabeza regulan el centro de la temperatura, el centro termorregulador, está dado o hay una influencia fuerte por los estrógenos, la concentración o memoria, la capacidad cognitiva, el hambre, la curiosidad de aprender, la mama (obviamente hay receptores de estrógenos a nivel mamario), el intestino, el corazón (el equilibrio de las grasas en el cuerpo gracias a los estrógenos), colesterol, triglicéridos, los huesos (muy importante, los estrógenos hacen que nuestros huesos se mantengan firmes, la densidad mineral ósea o fortaleza ósea mientras tenemos una función estrogenica correcta), el piso pélvico (la orina, todo lo que es la vejiga, los uréteros, la continencia urinaria también dada mucha parte por receptores estrogenicos). Entonces cuando viene la menopausia imagínense que todo lo que mencione se alteró, las primeras fallas o los primeros síntomas del síndrome climatérico es el bochorno, por que recuerden que los estrógenos son el termorregulador. Si se pierden los estrógenos, ese centro termorregulador pierde equilibrio y entonces hay muchos bochornos, sobre todo en la noche, empiezan en la cabeza y se distribuyen en el resto del cuerpo, pero conforme avanzamos en la edad en el síndrome climatérico los bochornos son a cualquier hora y son súper incomodos, las harán pasar muchísimas vergüenzas, insomnio, disminución en el apetito sexual, en el libido, de pronto ya es el típico chiste de a la señora que le duele la cabeza casi diario o diario, no dan ganas de tener relaciones sexuales, puede haber por supuesto un desequilibrio en el colesterol, triglicéridos en la sangre y eso es una cosa por la que las mujeres no tenemos tantos riesgos de tener infartos antes de la menopausia, la frecuencia de infartos al corazón se equilibra o se iguala hasta después de los 60 años, porque mientras nos protegieron nuestros estrógenos y eso está muy bien. El hueso, las mujeres en cuanto dejan de tener función estrogenica o función hormonal son mucho más predispuestas a tener osteoporosis que un varón, porque las células que comen literalmente el hueso se activan después de que se pierden los estrógenos, así que tienden a tener osteoporosis las mayoría de las mujeres.

Ya en la post menopausia, después de 5 a 10 años de haber dejado de reglar, notaremos también que hay mucha sequedad vaginal, que hay molestias al momento de orinar (ardor y sequedad), se cae el piso de la pelvis (la típica vejiga caída), puede haber continencia urinaria de urgencia (el decir me anda del baño, y si no vas rapidito, se sale). Todo eso en conjunto son síntomas de una post menopausia. Entonces por eso muchas dicen que nadie lo quiere vivir o todo eso nadie lo quiere padecer; todas lo van a vivir pero no todo lo tienen que padecer. Para ello se puede diagnosticar oportunamente cuando las hormonas van al declive y se comienza a sustituir hormonalmente a la paciente para que pase lo mejor y más tranquila posible los años venideros de la menopausia.

¡Qué mal, antes las pacientes se morían alrededor de los 40! Antes hablo de hace 50 o 60 años, pero hoy día la expectativa de vida de una mujer es de 80 a 90 años, luego entonces si la menopausia en promedio de las mexicanas que no fuman se aparece a partir de los 50 años, les queda o nos queda la mitad o una tercer parte de vida útil, productiva o triste y devastadora sino nos hacemos responsables de este cambio hormonal, y si no buscamos tener una buena calidad de vida por este cambio hormonal no la pasaremos bien. Antes las mujeres, nuestras mamás que son maravillosas y así era porque se morían jóvenes; tenían hijos muy pronto porque la vida se les acababa a los 40 o 50 años y tenían que embarazarse a los 20?s o 25 máximo, se dedicaban a ser mamás y luego venia la menopausia y era una cosa terrible, pero muy pronto llegaba la muerte.

Nos acostumbraron o acostumbramos por generaciones a ver la menopausia como el acabose (edad, vejez, tragedia, disfunción, muerte), no estaban equivocadas, se morían jóvenes. ¡Pero nosotras no! Nosotras no nos vamos a morir si nos cuidamos, si nos va bien y no suceden cosas adversas, en promedio a los 80 o 90 años y ¿Por qué voy asumir que a los 50 que viene mi menopausia soy vieja, o se acabó mi vida, o no hay más por hacer, o me resigno a la osteoporosis, o a la sequedad, o a no tener vida sexual? ?Quien lo dice ¡por dios! Somos mujeres. El control, el tratamiento, la vigilancia ginecológica de la etapa menopaúsica es indispensable en cualquier mujer.

¿Qué podemos hacer? ?Hay mitos del uso de hormonas, si claro, hay pacientes que por su historial médico no pueden, por lo que fue acumulándose en su vida, por la presencia de otras enfermedades no son candidatas al uso de hormonas; pero hay muchísimas alternativas más, no solamente con hormonas se maneja bien una menopausia, también hay otras opciones no hormonales que las puede ayudar a que la calidad de vida sea optima, mejore y no tengan que ver cambios tan dramáticos, eso es lo que se ve en los síntomas; pero que hay en su corazón, o que hay de sus huesos, o de estos cambios tardíos, la caída del piso pélvico o de la orina, nadie los quiere tener; así que debemos preocuparnos por estar vigiladas con un tratamiento adecuado de acuerdo a nuestras propias características, que nos mantenga en el equilibrio con las grasas en el cuerpo, continuar con esta curiosidad de seguir aprendiendo, centrarse, en tener un cabello hermoso todavía porque también los estrógenos hacen que estén fuertes los folículos pilosos, los hombres son más tempranamente calvos en comparación con las mujeres, el cabello es una arma femenina por naturaleza, quisiéramos conservarla, por eso es bueno tener un tratamiento oportuno y adecuado. La digestión, el hueso, disminución de osteoporosis, caídas, fracturas, riesgos de trasplantes o de prótesis de caderas y todo lo que viene después es afectado. Una vez que esta dicho el diagnostico de osteoporosis, es una mentira que no podemos hacer más, también hay tratamientos, no necesariamente hormonales pero si para la osteoporosis. Si presentaran alguna complicación, si tienen pareja o si están con algún problema emocional porque también tiende a que se depriman, si requieren ayuda también se vale a acudir a un manejo emocional como con terapeutas o a muchas opciones de medicina alternativa que mantengan al final su calidad de vida, no dejar de ser mujer, pero mucho más importante, no dejar de sentirse mujer, así que tratamientos y opciones hay.